Los tiempos han cambiado, sobre todo para nosotras las mujeres, pues anteriormente habían muchas cosas que para las mujeres era imposible realizar y que con el paso del tiempo se han ido normalizando. Y para esto existen muchos ejemplos, pero el más claro de ellos se encuentra en el mundo laboral, en tiempos anteriores era imposible pensar que una mujer pudiera trabajar o siquiera estudiar una carrera, pues se pensaba que la mujer debía dedicarse al hogar y al marido. Sin embargo los tiempos han cambiado, gracias a las luchas que las mujeres que buscaban tener más opciones y que no querían verse limitadas a solo poder hacer una cosa por el resto de su vida. Esto ha sido mundialmente conocido como la emancipación de la mujer y aunque actualmente sigue la lucha por cambiar las cosas para las mujeres, es imposible negar que si han habido cambios en el panorama femenino.

Uno de los más grandes cambios para las mujeres fue la posibilidad de poder estudiar una carrera y de poder entrar en el mundo laboral, pues esto les abrió un mundo de posibilidades, de solo tener para escoger entre una o dos opciones pasaron a tener muchas, muchas más y esto es algo que sin duda cambio toda la forma de ver a las mujeres, pues a través del tiempo han logrado demostrar que son muy capaces y que tienen habilidades y aptitudes que no se pueden encontrar en cualquier persona, lo que les permite llevar a cabo tareas como nadie. Ahora existen muchas mujeres en cargos muy importantes, que están aportando grandes cambios a este mundo y es imposible pensar ahora en un mundo laboral donde las mujeres no existan, simplemente no es posible, todo se derrumbaría.

Y es que ahora las mujeres se han convertido en una base para la economía de este país, están inmiscuidas en todo el mundo laboral, realizando un excelente trabajo con sus habilidades y con su propio estilo. También muchas mujeres hoy en día están optando por ser emprendedoras, pues cuentan con las capacidades de dirigir un negocio por ellas mismas y saben que pueden darle su toque o haciendolo sobre lo que más les gusta. Esto ha dado pie a que ahora existan todo tipo de negocios como estéticas, boutiques, spas, entre muchos otros. Pero algo que está teniendo mucho revuelo hoy en día son las franquicias de belleza, ahora muchas mujeres están optando por decir “yo quiero mi franquicia de belleza” pues es algo que les gusta, que disfrutan y de lo que saben mucho, esto combinado con sus capacidades de administrar y manejar un negocio es éxito total.

Algunos ejemplos de franquicias de belleza son los siguientes:

  • Bellalaser, que se encarga de depilación laser.
  • Alejandra Villagomez Master Artistic Nails, que como el nombre lo dice se encargan de realizar trabajos en las uñas.
  • Bellísima, venta de cosméticos y de productos de belleza.
  • Biothecare Estétika, que es una bioestética

Estas son solo algunas de las franquicias de belleza disponibles hoy en día para cualquier mujer que desee emprender su propio negocio, más para mujeres que les gusta mucho todo lo

relacionado con la belleza, pues además de obtener un modelo de negocio ya probado y con el que recibira asesoría para manejarlo, mientras disfruta de lo que le gusta.